🌝 La felicidad despues del orden

✴ Es hora de dejar de intentarlo y ser feliz taoísta

Lee todas nuestras Guías para vivir con más inteligencia.MenteLa felicidad suele venir del interior. Aprende a domar los pensamientos negativos y a afrontar cada día con optimismo.Conquista el pensamiento negativo Todos los seres humanos tenemos la tendencia a ser un poco más como Eeyore que como Tigger, a rumiar más las malas experiencias que las positivas. Se trata de una adaptación evolutiva: el exceso de aprendizaje de las situaciones peligrosas o hirientes que encontramos a lo largo de la vida (acoso, trauma, traición) nos ayuda a evitarlas en el futuro y a reaccionar rápidamente en caso de crisis.

No intentes detener los pensamientos negativos. Decirte a ti mismo «tengo que dejar de pensar en esto» sólo hace que pienses más en ello. En su lugar, hazte cargo de tus preocupaciones. Cuando estés en un ciclo negativo, reconócelo. «Me estoy preocupando por el dinero». «Me obsesionan los problemas en el trabajo».

Desafía tus pensamientos negativos. El cuestionamiento socrático es el proceso de desafiar y cambiar los pensamientos irracionales. Los estudios demuestran que este método puede reducir los síntomas de la depresión. El objetivo es que pases de una mentalidad negativa («Soy un fracaso») a otra más positiva («He tenido mucho éxito en mi carrera. Esto es sólo un contratiempo que no se refleja en mí. Puedo aprender de él y ser mejor»). Aquí tienes algunos ejemplos de preguntas que puedes hacerte para desafiar el pensamiento negativo.

💛 Cosas materiales que te hacen feliz

En los últimos años, hemos asistido a una explosión de investigaciones científicas que revelan precisamente cómo los sentimientos positivos como la felicidad son buenos para nosotros. Sabemos que nos motivan a perseguir objetivos importantes y a superar obstáculos, nos protegen de algunos efectos del estrés, nos conectan estrechamente con otras personas e incluso evitan enfermedades físicas y mentales.

READ  Venden acido citrico en mercadona

Esto ha hecho que la felicidad esté muy de moda. La ciencia de la felicidad ha aparecido en las portadas de Time, Oprah e incluso The Economist, y ha generado una pequeña industria de conferenciantes motivacionales, psicoterapeutas y empresas de investigación. Este sitio web, Greater Good, contiene unos 400 artículos sobre la felicidad, y su blog de paternidad trata específicamente de la crianza de niños felices.

Está claro que la felicidad es popular. Pero, ¿es la felicidad siempre buena? ¿Puede ser malo sentirse demasiado bien? Los investigadores están empezando a explorar seriamente estas cuestiones, con una buena razón: al reconocer las posibles trampas de la felicidad, nos permitimos entenderla más profundamente y aprendemos a promover mejor una vida más sana y equilibrada.

🌺 Encontrar la felicidad en la vida cotidiana

¿La felicidad alcanza su punto máximo cuando el salario llega a los 75.000 dólares? Esa fue la conclusión que muchos sacaron de un estudio realizado hace una década por Angus Deaton, premio Nobel de Economía 2015, quien descubrió que la correlación entre el bienestar emocional y los ingresos alcanza su punto máximo cuando una persona gana 75.000 dólares. En otras palabras, cualquier dólar por encima de esa cantidad no te hará más feliz.

Ahora, una nueva investigación de la Universidad de Pensilvania da la vuelta a ese hallazgo tan citado. El estudio, que analizó los datos de más de 33.000 adultos en EE.UU., ha descubierto que la satisfacción vital y el bienestar experimentado de las personas sigue aumentando con los ingresos, incluso por encima de esa marca de 75.000 dólares.

En un nuevo estudio publicado este mes por la revista Proceedings of the National Academy of Science, el autor Matthew Killingsworth, profesor de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, evaluó los datos de 33.391 personas empleadas en todo el país.

READ  Vestidos que disimulan el estomago

Cada participante utilizó una aplicación creada por Killingsworth llamada Track Your Happiness, que hacía preguntas a los usuarios sobre su estado de ánimo actual y su satisfacción vital en puntos aleatorios a lo largo del día. La aplicación también preguntaba a los participantes por sus ingresos anuales antes de impuestos.

▶ Tratar de ser feliz significado

En el siglo XVIII, la Ilustración introdujo la noción de que la felicidad era la consecución de una vida digna. Desde entonces, la búsqueda de la felicidad se ha extendido a todos los aspectos del comportamiento, desde la religión y la política hasta el trabajo y la crianza de los hijos. Hoy en día, el imperativo de la felicidad crea presiones que, paradójicamente, pueden hacernos sentir miserables. La tristeza se confunde a menudo con una patología. Entender el compromiso cultural con la buena alegría como un artefacto de la historia moderna, y no como una característica inherente a la condición humana, abre nuevas oportunidades para comprender facetas clave de nuestra experiencia social y personal.

Hoy el mundo occidental está atrapado en una cultura de la felicidad, pero no siempre fue así. Fue en el siglo XVIII cuando los valores de la Ilustración introdujeron la noción de que la felicidad era la consecución de una vida digna. Desde entonces, la búsqueda de la felicidad ha cobrado impulso y se ha extendido a todos los aspectos del comportamiento, desde la religión y la política hasta el trabajo y la crianza de los hijos.

Es importante rastrear esta invasión constante del imperativo de la felicidad porque nos recuerda que los valores actuales no son algo dado en la condición humana. La cultura refleja opciones, y las nuevas opciones pueden cambiarla.

READ  Recogidos de fiesta faciles de hacer en casa
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad