Actividades para discapacidad intelectual primaria

💕 Actividades para discapacidad intelectual primaria

🤰 estrategias de gestión del comportamiento para alumnos con discapacidad intelectual

Adaptación de los deportes de equipo:Juegos de tipo béisbol/softball:Utilizar bates ligeros o pelotas de whiffle, tee de bateo. Utilizar corredores de base, dos juegos de bases (una distancia más corta), lanzar la pelota al campo en lugar de batearla. Asigne a los alumnos posiciones que requieran poco movimiento.Kickball:Golpee o lance la pelota en lugar de patearla. Coloque la pelota en el plato de home en lugar de hacerla rodar.Juegos tipo baloncesto:Limite el movimiento en el juego jugando 21, La vuelta al mundo, Seis canchas, Media cancha, Baloncesto con patines, Tiro de falta, Barrelball. Haga que los estudiantes hagan los tiros de falta para ambos equipos. Pinte/empapele los tableros del mismo color que los equipos – no cambie las canastas.Juegos tipo fútbol/hockey: Haga que el estudiante juegue de portero. Reduzca el tamaño de la portería. Juegos de Scooter golpeando una pelota de patio, Hockey jugado con las viejas escobas y voleibol. Juegos de voleibol: tenis de mesa, usar una pelota blanda más grande o una pelota de playa. Haz que los dos equipos se sienten en el suelo, pon la red a un metro y medio de altura.

Ritmos y otras actividades fáciles de integrarRecreación al aire libre:senderismo, piragüismoPista y campo:distancia dependiente de las habilidades de los alumnosEsquí de fondoActividades de paracaidismoJuegos nuevos:actividades de cooperaciónBaile:Creativo, baile folclórico, Disco-Hustle, Bump, Freestyle, bunny hop, Hokey Pokey

estrategias de enseñanza basadas en la evidencia para alumnos con discapacidad intelectual

El término “discapacidad intelectual” se refiere a un grupo de condiciones causadas por diversos trastornos genéticos e infecciones. La discapacidad intelectual suele identificarse durante la infancia y tiene un impacto continuo en el desarrollo del individuo. La discapacidad intelectual puede definirse como una capacidad significativamente reducida para comprender información nueva o compleja, aprender nuevas habilidades y desenvolverse de forma independiente, incluido el funcionamiento social. Como en todos los grupos de discapacidad, hay muchos tipos de discapacidad intelectual con distintos grados de gravedad.    Hay diferencias considerables en cuanto a la naturaleza y el alcance de las deficiencias intelectuales y las limitaciones funcionales, las causas de la discapacidad, los antecedentes personales y el entorno social del individuo. Algunas personas tienen trastornos genéticos que afectan gravemente a sus capacidades intelectuales, sociales y otras capacidades funcionales. Otras personas con una discapacidad intelectual leve pueden desarrollar habilidades de vida adecuadas y son capaces de llevar una vida adulta relativamente independiente.    Aproximadamente el 75% de las personas con discapacidad intelectual están afectadas de forma leve, y el 25% de forma moderada, severa o profunda.

READ  Como dejar de llorar por todo

👏 recursos para la discapacidad intelectual

La discapacidad intelectual, antes denominada “retraso mental”, no es un rasgo inherente a ningún individuo, sino que se caracteriza por una combinación de déficits tanto en el funcionamiento cognitivo como en el comportamiento adaptativo. La gravedad de la discapacidad intelectual viene determinada por la discrepancia entre las capacidades del individuo en el aprendizaje y en y las expectativas del entorno social.

Cabe señalar que, aunque el término “retraso mental” se sigue utilizando ampliamente en los organismos educativos y gubernamentales, muchos grupos de defensa consideran que esta etiqueta tiene demasiadas connotaciones negativas. Los nuevos términos de discapacidad intelectual o discapacidad del desarrollo están siendo mucho más aceptados y prevalecen en este campo.

Los índices de prevalencia de la discapacidad intelectual son inconsistentes, lo que pone de manifiesto la naturaleza a menudo oculta de la discapacidad intelectual dentro de otras clasificaciones de discapacidad. El Departamento de Educación de EE.UU. informa de que 5.971.495 alumnos recibieron servicios de educación especial en el curso escolar 2003-2004. De esa cifra, el 9,6%, es decir, 573.264 alumnos, recibieron servicios de educación especial basados en una clasificación de discapacidad intelectual.

😱 recursos para padres sobre discapacidad intelectual

Este capítulo aborda la enseñanza de la lectoescritura basada en la investigación para alumnos con discapacidades intelectuales y del desarrollo. Comienza con un análisis de estas discapacidades, destacando algunas deficiencias comunes que existen en dichas etiquetas de discapacidad y que pueden hacer que el aprendizaje de la lectoescritura sea un reto. Se proporcionan ejemplos que describen formas de abordar las habilidades de alfabetización, específicamente en el área de la lectura. Además, este capítulo invita a los profesores a considerar los modos en que las formas tradicionales de enseñanza de la lectoescritura pueden suponer barreras para la participación de algunos estudiantes en el aprendizaje de la lectoescritura y anima a encontrar modos de eliminar dichas barreras para que todos los estudiantes, incluidos los que tienen formas más significativas de discapacidad, puedan beneficiarse.

READ  Horario de actividades diarias para niños

Los estudiantes con discapacidades intelectuales y del desarrollo generalmente han sido alfabetizados utilizando un plan de estudios centrado en las habilidades funcionales de la vida (Katims, 2000). A través de los currículos de habilidades funcionales, se suele enseñar a los alumnos a reconocer y escribir un número limitado de palabras a la vista para apoyar su participación en la comunidad o en el trabajo (Mosley, Flynt, & Morton, 1997). Por ejemplo, se puede enseñar a un alumno a reconocer las palabras peligro y salida por motivos de seguridad y los días de la semana para leer un horario de trabajo. Aunque el aprendizaje de estas palabras sería beneficioso, un enfoque de habilidades funcionales para la alfabetización no equipa a los estudiantes con las habilidades necesarias para identificar las palabras más allá de las palabras de vista específicas que se les han enseñado. Esto inhibe sus capacidades para leer y escribir con otros fines y, por tanto, limita sus oportunidades de participar más plenamente en sus comunidades (Copeland y Keefe, 2007). Los estudiantes con discapacidades intelectuales y del desarrollo pueden no recibir otros tipos de instrucción de alfabetización porque a menudo se cree que son incapaces de aprender otros aspectos más sofisticados de la alfabetización (Kluth & Chandler-Olcott, 2008).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad