🙈 Evaluar con enfoque formativo

😏 ejemplos de evaluación formativa

Cuando se trata de averiguar lo que nuestros alumnos saben realmente, tenemos que examinar más de un tipo de información. Un solo dato -por muy bien diseñado que esté el cuestionario, la presentación o el problema que lo sustenta- no es suficiente información para ayudarnos a planificar el siguiente paso de nuestra instrucción.

Si añadimos el hecho de que las diferentes tareas de aprendizaje se miden mejor de diferentes maneras, podemos ver por qué necesitamos una variedad de herramientas de evaluación formativa que podamos desplegar rápidamente, sin problemas, y de una manera de bajo riesgo, sin crear una carga de trabajo inmanejable. Por eso es importante mantener la sencillez: Las evaluaciones formativas generalmente sólo necesitan ser revisadas, no calificadas, ya que el objetivo es obtener una lectura básica del progreso de los individuos, o de la clase en su conjunto.

1. Fichas de entrada y salida: Esos minutos marginales al principio y al final de la clase pueden ser una gran oportunidad para averiguar lo que los niños recuerdan. Empieza la clase con una pregunta rápida sobre el trabajo del día anterior mientras los alumnos se acomodan; puedes hacer preguntas diferenciadas escritas en papel milimetrado o proyectadas en la pizarra, por ejemplo.

🤝 investigación sobre la evaluación formativa

Existen varios tipos de evaluaciones, pero hay dos enfoques filosóficos principales: el formativo y el sumativo. Tras una breve introducción a estos dos enfoques, compartiremos varios tipos específicos de evaluaciones que se enmarcan en los enfoques formativo y sumativo.

La evaluación sumativa tiene lugar al final de un ciclo de programa y proporciona una descripción general de la eficacia del programa. La evaluación sumativa examina los resultados del programa para determinar su eficacia general. La evaluación sumativa es un método para responder a algunas de las siguientes preguntas:

READ  Ejemplo de una carta personal

La evaluación sumativa le permitirá tomar decisiones con respecto a servicios específicos y a la dirección futura del programa que no pueden tomarse durante la mitad de un ciclo del programa. Las evaluaciones sumativas deben proporcionarse a los financiadores y a las partes interesadas en el programa.

💥 evaluación del impacto

En la profesión de la experiencia del usuario, predicamos la iteración y la evaluación. Hay dos tipos de evaluación, la formativa y la sumativa, y el punto en el que se encuentra el proceso de diseño determina el tipo de evaluación que debe realizar.

Las evaluaciones formativas se centran en determinar qué aspectos del diseño funcionan bien o no, y por qué. Estas evaluaciones se realizan a lo largo de todo el rediseño y proporcionan información para mejorar gradualmente la interfaz.

Digamos que estamos diseñando la experiencia de incorporación para una nueva versión completamente rediseñada de nuestra aplicación móvil. En el proceso de diseño, creamos un prototipo de la solución y luego la probamos con (normalmente unos pocos) usuarios para ver si es utilizable. El estudio identifica varios problemas con nuestro prototipo, que se solucionan con un nuevo diseño. Esta prueba es un ejemplo de evaluación formativa: ayuda a los diseñadores a identificar lo que hay que cambiar para mejorar la interfaz.

En ambos casos, se itera a través de los pasos de creación de prototipos y pruebas hasta que se está lo más preparado posible para la producción (incluso más iteraciones formarían un diseño aún mejor, pero hay que enviar en algún momento). Así pues, las evaluaciones formativas sirven para dirigir el diseño por el camino correcto.

READ  Como poner un video en power point 2013

💎 la evaluación formativa en la gestión de proyectos

Se discute la neutralidad de este artículo. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, no elimine este mensaje hasta que se cumplan las condiciones para hacerlo. (Marzo 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La evaluación formativa, la evaluación formativa, la retroalimentación formativa o la evaluación para el aprendizaje,[1] incluyendo las pruebas de diagnóstico, es una gama de procedimientos de evaluación formales e informales realizados por los profesores durante el proceso de aprendizaje con el fin de modificar las actividades de enseñanza y aprendizaje para mejorar el rendimiento de los estudiantes. El objetivo de la evaluación formativa es supervisar el aprendizaje de los alumnos para proporcionarles una retroalimentación continua que les ayude a identificar sus puntos fuertes y débiles y a centrarse en las áreas que necesitan trabajar. También ayuda al profesorado a reconocer los puntos en los que los estudiantes tienen dificultades y a abordar los problemas de inmediato [2]. [2] Suele implicar una retroalimentación cualitativa (en lugar de puntuaciones), tanto para el estudiante como para el profesor, que se centra en los detalles del contenido y el rendimiento[3]. Suele contrastarse con la evaluación sumativa, que pretende controlar los resultados educativos, a menudo con fines de responsabilidad externa[4].

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad